Promover una cultura de crecimiento sustentable a través de la diferenciación del desempeño.  Crear un lenguaje común y consistente para gestionar y evaluar el desempeño.